Como es bien sabido, la familia constituye el principal contexto de socialización, donde se desarrollan relaciones interpersonales forjadas por fuertes lazos emocionales. Y en esta nueva era enmarcada por la pandemia por Covid-19, saber gestionar las emociones en el seno familiar, poniendo especial atención a los más pequeños de la casa, juega un papel fundamental para enfrentar la crisis sanitaria que ha conllevado a transformar radicalmente los hábitos de vida.

Dicho de otra manera, resulta esencial fomentar la educación emocional en familia durante la pandemia. Pues ésta no sólo debe cultivarse para convivir en armonía y lograr el bienestar común en el hogar cotidianamente; sino también para sentar bases sólidas que permitan enfrentar situaciones difíciles. Y es que inevitablemente, en ciertas oportunidades  surgirán conflictos en el hogar, bien sea por una razón u otra.

¿Por qué es importante trabajar las emociones en familia en épocas de crisis?

En este último período de tiempo, por ejemplo, ha sido la pandemia el detonante de muchos cambios y nuevos estilos de vida, que sin duda han generado sentimientos de miedo, estrés, incertidumbre, ira, tristeza, angustia, frustración, entre otros. Tal es el caso del confinamiento, que iniciando esta nueva era, obligó a muchos a permanecer en casa por largos periodos de tiempo. Así pues, los padres terminaron llevando a cabo el trabajo de manera remota, los niños estudiando online y su cuidado en manos de papá y mamá por completo; sólo por mencionar algunas nuevas formas de  vida.

En consecuencia, los integrantes de la familia han tenido que convivir más tiempo en casa, a la vez que enfrentan un sinfín de sentimientos diversos ante dicha crisis. Y aunque actualmente, las medidas de contingencia se han flexibilizado en gran medida y ya en muchas partes del mundo se retomaron actividades laborales y académicas, aun las personas siguen experimentando cambios que envuelven su núcleo familiar y su vida en general.  Es por ello que la educación emocional en familia, resulta fundamental para abordar situaciones adversas y resolverlas de forma exitosa.

Entonces, ser personas emocionalmente inteligentes es la clave para regular comportamientos mediante el control de sentimientos o sensaciones, producto de distintas circunstancias y relaciones con otros. Y si bien, esta competencia no puede perfeccionarse de un día para otro, es útil conocer cómo desarrollarla, tanto en adultos como en niños, especialmente en la era actual impactada por la pandemia.

¿Cómo impulsar la inteligencia emocional en familia?

Primero que todo, cabe resaltar que los padres son el principal modelo a seguir en casa para sus hijos. Éstos por su parte, están en pleno desarrollo de sus dimensiones, es decir, la social, afectiva, cognitiva y física. Por lo que es imprescindible que se les preste la atención y guía necesaria en la educación de sus emociones, ya que el aprendizaje de este aspecto desde temprana edad, puede garantizar la salud emocional de los infantes a lo largo de su vida.

Dicho esto, el primer paso es concientizar las emociones, resaltando que dependiendo de la situación es válido sentir cualquiera de ellas, bien sea enojo o alegría, tristeza o felicidad, pero es en la conducta que se deriva de éstas, en lo que se debe trabajar. Para ello es necesario identificar cada una y llamarla por su nombre, así como también, preguntarse acerca de sus:

  • Causas
  • Formas de manifestarlas
  • Consecuencias
  • Alternativas para corregirlas (si son emociones negativas)

Esto forma parte de la gestión de las emociones que debe practicarse tanto individualmente, como de forma grupal para apoyarse entre sí con los integrantes de la familia. De donde puede resultar, un ambiente propicio para expresar sentimientos, experiencias y pensamientos, dando cabida a la comunicación y a valores como el amor, el respeto, la empatía, la unión, entre otros.

Y es que en momentos de cambio y situaciones de crisis como la que se ha venido suscitando, lo más importante es mantenerse unidos como familia y ser capaces de gestionar las emociones, motivándose unos a otros a no actuar por impulso ante las dificultades, sino desde la calma y la razón, analizar los sentimientos y actuar de la mejor manera posible, evitando posibles consecuencias que puedan alterar la salud mental o física de alguno de los integrantes del grupo familiar.

:::::::::::::

Por otra parte, hay diversas actividades que pueden contribuir al manejo de emociones en familia, e incluso pueden generar sentimientos positivos y al tiempo, combatir situaciones de estrés o exceso de tiempo libre. Tal es el caso del desarrollo de hobbies o pasatiempos, tal como es el caso de la lectura o de la realización proyectos DIY. Por ello, aprovechamos para destacar que nuestra empresa peruana Nutesa, cuenta con una serie de libros, recursos didácticos y materiales complementarios que bien pueden ser útiles para aprender un nuevo idioma, realizar manualidades, entre otras alternativas orientadas a fomentar la enseñanza-aprendizaje en las diversas etapas educativas.

Si quieres conocer más sobre nosotros puedes ingresar a: https://nutesa.com.pe/

 

Fuentes:

https://www.educaweb.com/noticia/2020/05/27/orientacion-educacion-emocional-convivencia-familiar-19204/

https://gabineteavanza.com/la-educacion-emocional-en-la-familia-beneficios-y-claves/#:~:text=En%20la%20familia%20las%20relaciones,desarrollo%20emocional%20de%20los%20ni%C3%B1os

https://educrea.cl/wp-content/uploads/2017/08/DOC2-educ-emocional.pdf

https://www.bbva.com/es/es/como-gestionar-las-emociones-durante-la-cuarentena-por-el-covid-19/

https://faros.hsjdbcn.org/es/articulo/claves-educacion-emocional-ambito-familiar

Deja una respuesta